Cómo sobrellevar el duelo por la pérdida de un ser querido

Superar el Duelo
El Transito

Cómo sobrellevar el duelo por la pérdida de un ser querido

Cuando perdemos a un ser querido, se inicia un proceso de duelo, necesario e inevitable, que nos ha de llevar a aceptar esa pérdida en nuestras vidas. El dolor que sentimos nos ayuda a reconducir y reencontrar nuestro sentido de la vida, encajando la pérdida en una nueva fase vital.

En ocasiones relacionamos el concepto de duelo con la pérdida final de algún ser querido, pero cuando hablamos de duelo nos referimos a un proceso más amplio. En el caso de la enfermedad de Alzheimer, ya desde el diagnóstico, tanto la persona afectada como sus familiares, pueden experimentar sensación de pérdida: pérdida de salud, de un proyecto de vida, de una relación tal y como la había concebido, pérdida de libertad, pérdida del otro… Y emociones que en un primer momento son más propias de un duelo anticipatorio, en el que se vive la amenaza de la pérdida, más que la pérdida en sí. Con el paso del tiempo estas pérdidas se van materializando.

¿Qué podemos hacer para afrontar la situación de duelo de forma menos dolorosa?

La elaboración del duelo suele durar entre uno y dos años. Algunas pautas que pueden resultar útiles para superar el dolor y poder seguir con nuestro proyecto de vida:

  • Vivir el presente y mirar hacia adelante. Aunque los recuerdos del ser querido nos acompañarán siempre, su intensidad y frecuencia irán disminuyendo con el transcurso del tiempo.
  • Desechar sentimientos de culpabilidad. Normalmente estos sentimientos son injustificados. Es fácil juzgar situaciones del pasado, pero es en el presente cuando hacemos aquello que creemos que es lo mejor, y lo hacemos con las herramientas, conocimiento y circunstancias de las que disponemos en ese momento.
  • Poco a poco, ir recuperando las aficiones, las actividades de ocio y la vida social, adaptándola a la nueva situación, sin forzar el querer reproducir la anterior.
  • Hablar de nuestro dolor y comunicar nuestro sufrimiento siempre nos va a ayudar a liberarlo. Compartir con otros nuestro estado emocional ayuda a manejar y gestionar nuestros sentimientos para que no se enquisten.
  • Cuidar nuestra salud y estado físico, manteniendo una alimentación equilibrada, realizando ejercicio físico moderado y regular y procurando un sueño y descanso reparadores.
  • También es importante no olvidar dedicar un tiempo a la reflexión, al autoconocimiento, a saber cómo nos encontramos y detectar nuestras necesidades para sentirnos bien. De esta manera podremos movilizar nuestros propios recursos y habilidades de afrontamiento, potenciando la resiliencia.
  • Buscar apoyos en nuestro entorno más cercano, ya sea de la familia o de los amigos.
  • Pedir ayuda profesional. Si, a pesar del paso del tiempo, no nos vemos capaces de poner en marcha de nuevo nuestra vida, no encontramos alivio a nuestro dolor o, simplemente, sentimos que el sufrimiento resulta muy difícil de soportar, es necesario pedir ayuda. Profesionales especializados, como los psicólogos, pueden ayudar a elaborar o acompañar el proceso de duelo, amortiguando el sufrimiento y facilitando el camino hacia la aceptación.
Funeraria el Transito, todo lo que necesitas para hacer más fácil esos momentos arduos de despedir a un ser querido.

Contacto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies